0 comments / Posted by Alicia Cabrera

Cada año el 25 de noviembre los sombrereros celebramos el día de nuestra patrona Santa Catalina de Alejandría (aunque también lo es de otros oficios como filósofos, oradores, abogados, archiveros, bibliotecarios, oficios relacionados con ruedas como las hilanderas o torneros, etc. dependiendo de cada país).

Catalina fue una mártir cristiana del siglo IV que según cuenta la leyenda fue una joven noble de Alejandría dotada de una gran inteligencia que destacó muy pronto por sus extensos estudios, que la situaron al mismo nivel que grandes poetas y filósofos de la época. El emperador Majencio(306-312) acudió a Alejandría para presidir una fiesta pagana y ordenó a todos los súbditos hacer sacrificios a los dioses. Catalina entrando en el templo en lugar de hacer sacrificios, hizo la señal de la cruz. Se dirigió al emperador y le apercibió a que conociera al verdadero Dios. Conducida a palacio, ella reiteró su negativa a hacer sacrificios pero invitó al emperador a un debate.

En el mismo, los sabios resultaron convertidos al cristianismo por Catalina, lo que provocó la ira del emperador, quien hizo ejecutar a los sabios, proponiéndole antes a Catalina que se casara con uno de ellos, a lo que ella se negó rotundamente. Majencio trató de convencerla con promesas, pero al no lograrlo mandó flagelarla y encerrarla en prisión. Allí fue visitada por la propia emperatriz y un oficial, Porfirio, que terminó por convertirse junto con otros doscientos soldados. El emperador ordenó entonces que torturaran a Catalina utilizando para ello una máquina formada por unas ruedas guarnecidas con cuchillas afiladas, pero Catalina salió ilesa. La emperatriz trató de interceder a favor de Catalina, pero fue decapitada, al igual que Porfirio y sus doscientos soldados. Majencio ordenó la ejecución de Catalina, que también murió decapitada.

Esta fiesta se celebraba en toda Europa desde los siglos XI-XII, pero sobre todo desde el siglo XVI en Francia, cuando las jóvenes solteras visitaban ese día las iglesias para pedirle a la santa que consiguieran marido. Para ello le hacían como ofrenda un pañuelo o sombrero con la que cubrían la cabeza. Tanto arraigó la costumbre que ha llegado hasta nuestros días aunque con variantes. Sobre todo en Francia que desde el siglo pasado aún se celebra no solo entre los sombrereros sino también en las casas de alta costura.

Esta tradición de ponerle un tocado a la santa derivó en que se convirtiera en patrona de los sombrereros y las costureras puesto que en París se les daba el día de fiesta, se organizaban desfiles y bailes. Y ya no le ponían el tocado a Santa Catalina sino que se los hacían para ponérselos ellas y llevarlos todo el día.

 

Llevaban sombreros de color verde(que simboliza la esperanza) y amarillo (la alegría y sabiduría). Se llama el día de las catherinettes puesto que en Francia es St. Catherine. También es tradición regalar postales como las que reproducimos.

                 

En España la Asociación española de sombrereros se ha encargado de rescatar esta tradición y organizan actividades en el Museo del Traje en Madrid (este año el sábado 28 de noviembre dedicado al sombrero cordobés).

      
Las imágenes de este artículo son de internet, Asociación de sombrereros y de Getty images.

Comments

Leave a comment

All blog comments are checked prior to publishing